domingo, 13 de abril de 2008

Camino del cole


Como vivo en Cádiz, todos los días me desplazo hasta Chiclana en coche para ir al cole. Me gusta muchísimo el paisaje de mi bahía gaditana, cada día es diferente. A veces el mar está en calma y las olas acarician la arena suavemente. Al otro lado de la carretera la bahía es como un espejo plateado.
LLego temprano al cole, en el patio sólo hay unos pocos niños jugando con el balón. El sol se divisa tras el edificio. Entro en mi aula, hay mucho silencio, silencio que muy pronto romperan las voces de mis alumnos/as. Me gusta estar allí, en calma, preparando las actividades que realizaré a lo largo de la mañana, luego me iré a tomar un cafelito de máquina con los compis.
Vuelvo a casa, a veces muy cansada, y en esta época de primavera también con calor. Pero la bahía, el mar, está ahí, acompañándome, recibiéndome. Mi casa se va divisando, allá, entre la bruma de Cádiz.
Os dejo una foto de la bahía.