lunes, 30 de junio de 2008

EL CURSO FINALIZÓ...PERO SEGUIRÉ

Hoy, 30 de Junio, he dicho adios a mi clase. Cerré la puerta. Dije adiós. No creo que en Septiembre vuelva a enseñar allí. Cerré algo más que una puerta, cerré una etapa. Antes, como en las películas, me pasaron muchas imágenes por delante, vi a l@s niños/as sentados en su sillas trabajando, los vi también jugando, levantándose para ir a mi mesa o a la estantería para coger los lápices. Lo siento, la emoción me embarga, jamás, de verdad, me había ocurrido ésto en los veinte años que llevo en este colegio. Quizás, los otros años, no cerré la puerta. Cerré y escuchaba las voces de mis alumnos/as. No pude evitarlo, las lágrimas acudieron una vez más, como en estos días pasados, donde el dolor se ocupó de llenar todo mi alrededor. Pero, la vida sigue, cerré y dije adiós. A mis madres y a mis alumnos/as les digo que aquí estoy, que nos veremos, que a ellos no les digo adiós.
Siempre llevaré 25 rosas en mi corazón.